Blog

Dormir es Básico

¿Seguir en cuna o cambiar a cama?

Este es uno de los dilemas por el que todos pasamos cuando notamos que nuestros bebés empiezan a ser niños, cuando hay un tema de seguridad o necesitamos la cuna para el siguiente hijo.   En el entendido de que cada quien tiene una dinámica y preferencias que les funcionan, les damos la recomendación de A la Camita.

La edad en la que los niños están preparados a nivel madurez cognoscitiva para entender que deben pasar toda la noche en su espacio, sucede entre los 2.5 y 3 años (si se puede aguantarlos un poco más en la cuna, mejor), en esta edad controlan mejor impulsos, se puede platicar y preparar para el gran cambio. Algunas señales para realizar esta transición:

  • Cuando la piden, hablan de la “cama de niñ@ grande”, quieren dormir como su hermano o primo grande.
  • Si dominan la habilidad de dormir toda la noche y conciliar el sueño solos.
  • Si ya está en control de esfínteres y necesita bajar al baño solo.

Una razón de peso es la seguridad, si tu hij@ está escalando o ya se aventó en más de una ocasión, primero trata de ser muy firme con el cuando lo veas intentándolo, llena de cojines para amortiguar una caída, intenta contenerlo con un saquito o camiseta larga que evite que suba la piernita. No tengas cojines, juguetes o el mismo bumper a veces funge como escalón, quítalo si es necesario. Trata de ganar unos meses con estas medidas, ya que tu bebé puede no estar listo para el cambio y te resulte contraproducente.

La última razón es la llegada de un bebé, considera los tiempos de tu hijo sobre los tuyos, es decir, es mejor conseguir una cuna prestada a poner a un niño que todavía no puede con la libertad de una cama y menos con el factor de un nuevo hermano “ursurpando” la cuna. Si no hay otra opción y ya está cerca de la edad recomendada, haz la transición algunos meses antes del nuevo nacimiento, asegurate de que tu casa no tiene peligros para un niño deambulando en la obscuridad y ten paciencia y consistencia en cuanto a las reglas de pasarse a tu cama.

Si ya hiciste el cambio y te das cuenta de que no era el momento, también se vale regresarlos a la cuna, esto no significa un fracaso, sencillamente son procesos.

Esperamos que estos consejos les ayuden a tomar decisiones y si quieren un plan personalizado para lograr esta transición con gusto les podemos ayudar, nuestros servicios están en http://www.alacamita.com/servicios o agenden una consulta en info@alacamita.com.

 

Más artículos de tu interés

¡Adaptarlos al horario de invierno en 8 pasos!

De mitos y mitos

La importancia del sueño