Dormir es Básico

De mitos y mitos

Muchas veces nos vemos bombardeadas con miles de datos, consejos, ideas, sugerencias, opiniones y un sinfín de mitos alrededor del sueño de un bebé. Todo esto hace que nos agobiemos y de repente, comenzamos a intentar aplicarlos todos, e incluso a veces, al mismo tiempo, para ver si algo por fin nos funciona y así todos empezamos a dormir mejor y amanecemos un poquito menos cansadas.

Por supuesto, que todos estos consejos, son dados siempre con la mejor de las intenciones, y lo único que buscan las personas que nos los dan, es aliviar un poco la angustia que puede generar tener a un bebé en casa que no logra dormir mas de 3 horas seguidas y ayudarnos a ver si de paso nosotros también volvemos a dormir, pero la verdad es que el buen dormir de un bebé depende de muchos factores que deben ir embonando de forma casi perfecta eslabón, tras eslabón, horarios, siestas, duración de estas y muchas más cosas. Todo tiene que ver y cuando se explica cobra sentido.

Pero hoy, nos vamos a dedicar a explicar un poco algunos mitos al redero del sueño del bebé, que de verdad ,muchísimas mamás creen que al emplearlos, todo se va a solucionar y les va a traer las tan anheladas y soñadas horas de sueño y que desafortunadamente por lo general solo tienden a alejarlas más de este deseo.

 

Mito número 1:

¨Dale la leche con cereal antes de acostarlo para que le caiga pesado y así vas a ver que va a pasar derecho¨ FALSO

Hacer esto lo único que produce es un sueño inducido causado por la pesadez de la ingesta de comida recibida antes de acostarse, esto lo único que hace es que el cuerpo se concentre en poder digerir eso que se ingirió, y es como cuando un adulto decide cenar pesado y tiene que irse a acostar lleno y pesado para poder digerir lo que se comió. Claro que es posible que por unos días ese bebé logre dormir más horas, pero al cabo de unos días, el cuerpo se va a acostumbrar a esto y los malos hábitos regresarán. Recuerden antes que hambre, siempre hay un habito que corregir.

 

Mito número 2:

“Eso es hambre, dale 1 leche, o 2, o 3…. En mitad de la noche y verás como va a empezar a dormir de bien” FALSO

En pocas noches estableciste tomas que ya no tenías y lo único que pasó es que ahora sí, tu bebé que lo más probable fuera que ya no necesitara tantas leches pase a pedirlas, porque necesita succionar para volverse a quedar dormido o efectivamente sienta hambre, hambre que le generamos de nuevo al meterle tomas nuevas. De verdad recuerda, siempre hay un habito que corregir, para lograr por fin tener buenas noches y no, no es hambre.

 

Mito 3:

“Quítale todas las siestas y verás como llega bien cansado a la noche y te duerme toda la noche” FALSO

Nada más falso que esto, un bebé agotado y privado de siestas, va a ser un bebé que tendrá muy malas noches, un cerebro lleno de cortisol (hormona del estrés) y realmente agotado, tan agotado que no logrará dormirse y menos dormir bien. Cuida las siestas y empezarás ahora si, a ver cambios positivos en las noches. Todo son hábitos y es esto lo que debemos corregir.

 

Mito número 4:

“ Acuéstalo tarde para que se despierte tarde” FALSO

No nos digamos mentiras, quién no quiere esto? Pero lastimosamente así no funciona. Acuéstalo temprano y verás como sí llegan esas noches largas. Repito, corrige hábitos y sí que verás cambios, los cambios que quieres ver y tener.

 

Recuerda que la base de un buen dormir, son los hábitos que generas día y noche, organiza cada eslabón de la cadena con rutina, siestas y constancia y verás como aparece ese bebé que si puede dormir largas noches.

 

Escrito por: Paola Rausch

 

 

Más artículos de tu interés

La importancia del sueño

¿Seguir en cuna o cambiar a cama?

¡Dormir es básico!